Experiencias San Sebastián

Participantes

De 2 a 7 persona/s

Precio

Precio 2 personas: 455€

Persona extra: +105€

Niños (10-17): +65€

Menores de 10: gratis

Para grupos mayores de 6 personas contacta con nosotros

Duración

Entre 8h y 9h

Tour privado: Cultura I Furgoneta I Pequeño paseo

Lugares: Bidania, Monte Ernio, Errezil, Santuario de Loyola Monte Izarraitz, Zumaia, Getaria.

Incluído: guía local profesional, transporte y agua. 

Montañas Vascas, Mar y Santuario de Loyola

Montañas rocosas, un partidillo del baseball vasco, carreteras serpenteantes, un trozo de la Roma barroca escondido en un valle, unos acantilados que te explican los últimos 900.000 años del planeta, una playa habitada por dragones, un marino vasco que dio la vuelta al mundo por vez primera… oh wait! ¿Todo esto es cierto? Sí, por supuesto. Nosotros nunca mentimos.

Cultura vasca: introducción

En Euskadi existen pocas carreteras más o menos rectas. Tomaremos una de ellas hasta Tolosa para familiarizarnos con el paisaje de interior vasco: caseríos solitarios, pueblos pequeños, bosques, montañas amenazantes y ovejas latxas pastando plácidamente en los prados verdes. Pararemos en un frontón (casi todos los pueblos vascos tienen uno, ocurre lo mismo que con las iglesias) para jugar a pelota vasca, el deporte más popular (y multitudinario) en Euskadi hasta la llegada del fútbol. Cuando golpees la (dura) pelota con la mano entenderás por qué los vascos tenemos fama de brutos.

Errezil the hidden

Desde Tolosa, conduciremos por la típica carretera vasca (húmeda, en cuesta, estrecha y con algunas curvas) hasta llegar a los territorios del monte Ernio, llamado ‘el balcón de Gipuzkoa’. Tras una breve parada y una caminata (para conseguir las mejores vistas del valle, las montañas y el océano) iniciaremos el descenso en coche hacia Azpeitia pasando antes por el idílico pueblo de Errezil.

Deep Gipuzkoa’s Rome

El Santuario de Loyola es muchas cosas: una sucursal barroca de Roma (¡no bromeamos!) entre montañas, una basílica con una cúpula tan grande que los fieles del siglo XVI tenían miedo a entrar (y lo tenían con mucho razón porque, hace unas décadas, la cúpula tuvo que ser reparada por temor a que se derrumbara) y el lugar en el que nació el vasco santo más universal: San Ignacio, fundador de la Compañía de Jesús, los Jesuitas. Nos llevará media hora conocer los secretos de este lugar que envuelve (literalmente) la casa natal (y medieval) de San Ignacio.

Bye, bye mountains!

El monte rocoso que nos vigila en todo momento (se llama Izarraitz y es costumbre que la gente de Azpeitia y Azkoitia lo suba los fines de semana) se despide de nosotros pues seguiremos los pasos del río Urola hasta su desembocadura: Zumaia. Sabemos que no es fácil de pronunciar pero merece la pena aprenderlo porque Zumaia forma parte de la isla de Rocadragón, de Juego de Tronos. ¿Cómo? Muy sencillo: las playas de este geoparque de la UNESCO sirvieron de escenario real para la popular serie en el año 2017, disparándose la popularidad del lugar. Nosotros te lo contaremos todo sobre este sitio y las palabras extrañas asociadas a él (¿flysch? ¿karst? what???) desde dos sitios privilegiados: la ermita de San Telmo (asomada peligrosamente al vacío) y paseando por el filo de los acantilados.

Some basque celebrities

Tras Zumaia, toca Getaria (hoy no te lo queremos poner fácil con los nombres vascos): otro adorable pueblo pesquero en el que nació Juan Sebastián Elcano, el primer marinero en dar la vuelta al mundo en barco en el siglo XVI. Aquí también nació otro vasco universal (el modisto Cristóbal Balenciaga) y tienen una iglesia atravesada por un túnel en lo que es uno de los cascos históricos mejor preservados de Gipuzkoa. A la hora de la comida tampoco te lo queremos poner fácil: ¿prefieres una comida en el campo o una con vistas al mar? ¡Tú decides! Ambas opciones cuentan con un buen repertorio de comida tradicional vasca y de temporada.

This is the end

Finalizaremos el día como lo hemos comenzado: en otra carretera adorable con rumbo a al pueblo de Aia que resume a la perfección el día: serpenteando entre montañas sin perder de vista el mar.   

Experiencia gestionada por