Experiencias San Sebastián

Participantes

De 2 a 7 persona/s

Precio

2 pax: 455€

Pers. extra: +105€

Niños (10-17): +65€

Menores de 10: gratis

Para grupos mayores de 6 personas contacta con nosotros

Duración

Entre 8h y 9h

INCLUIDO

Guía profesional, transporte, agua.

 

LOCALIZACIONES

Saint Jean Pied de Port, Saint Etienne de Baigorry, Bidarray, Espelette, Ainhoa

 

Interior del País Vasco Francés

La Francia interior poco tiene que ver con la famosa Côte Basque. Prepárate para un viaje en el que el silencio, las casitas blancas, las montañas vertiginosas, las cascadas de pimientos rojos y la gastronomía son el pan nuestro de todos los días. Sabemos que te costará pronunciar los nombres de los pueblos de esta ruta pero mejor así: nadie más conocerá los secretos que te vamos a mostrar.

El único comienzo

Saint Jean Pied de Port lleva más de 1000 años viendo pasar peregrinos hacia Santiago. Algunos llevan cara de miedo porque le espera una de las etapas más duras y complejas de todo el Camino Francés, los puertos de Cize. Tú no tienes nada que temer porque, aunque el pueblo esconde alguna cuesta, te mostraremos con calma las calles empedradas y medievales de Saint Jean, la catedral románica, el puente de piedra sobre el río Nive y la ciudadela del siglo XVII.

Toca rezar

El río Nive nos conducirá hasta nuestro nuevo destino: Bidarray, con su iglesia medieval construida con la piedra rosa característica de la zona, levantada en la parte más alta del pueblo y caracterizada por su soportal. ¿Para qué un soportal? Para que los fieles puedan reunirse a cubierto (para charlas antes o después de la misa) y a salvo de la lluvia tan frecuente en esta tierra (¿creías que el paisaje aquí es verde por capricho?).

Tierra de pimientos

Espelette sería un pueblo adorable más del sur de Francia (con sus calles adoquinadas y sus casas blancas con ventanales de vivos colores) si no fuera por un hecho diferencial: en el siglo XVI, alguien trajo pequeños pimientos desde Sudamérica y descubrió que el clima de la zona era ideal para su cultivo. Poco a poco, los chiles de Espelette se introdujeron en la cocina vascofrancesa hasta reemplazar otras especias que había que comprar en el exterior como el pimentón o la pimienta negra, y convertir los balcones del pueblo en improvisados secaderos.

¿A dónde queremos llegar? Muy sencillo: al restaurante en el que probaremos deliciosas especialidades francesas, conducido durante cinco generaciones (fue abierto ¡en el siglo XVII!) por la misma familia, y en el que descubriremos qué tiene el pimiento de Espelette para que lo bendigan.

Tumbas en la calle principal

Ainhoa es un nombre vasco muy habitual. También es uno de los pueblos más bellos de Francia. ¿Por qué? Los sabréis en cuanto pongáis un pie en él: apenas una calle flanqueada por casas impolutas y una atmósfera tan relajada que las tumbas del cementerio se ubican en el mismísimo centro, junto a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (no nos perderemos los cantos gregorianos, por supuesto que no) y el frontón del pueblo. También veremos algunos ejemplos de las viviendas que los indianos (vascos que hicieron fortuna en América) hicieron construir en el pueblo al regresar.

Experiencia gestionada por